Manipular carga pesada en el supermercado es el día a día de los reponedores de estos establecimientos. Debido a las lesiones de espalda que podría provocar este trabajo se deben cumplir una serie de recomendaciones para prevenir las dolencias de este tipo. Por ello os facilitamos algunas propuestas para la prevención de riesgos laborales en el supermercado:

  • A la hora de manipular los carros grandes debe realizarse siempre entre dos personas. De esta manera, se reduce el esfuerzo necesario para empujar el carro.
  • Realizar un mantenimiento preventivo de las ruedas de los carros, impidiendo la acumulación de residuos y mantener las ruedas limpias y engrasadas y las empuñaduras bien conservadas.
  • La distribución del peso de la carga debe ser uniforme y estable para evitar sobreesfuerzos.
  • Deberá cargarse el material de forma que no se deslice o ruede hacia fuera.
  • Mantener los suelos por donde se desplacen los carros en buen estado de conservación, ya que de esto depende la fuerza que deberán ejercer los trabajadores sobre el carro para iniciar y mantener el movimiento.
  • En principio, es preferible empujar de una carga que tirar de ella. Tanto en los empujes como en los arrastres hay que colocarse siempre detrás de la carga.
  • La distancia vertical a la que se pongan las manos, al tirar o empujar la carga, determinará el nivel de fuerza resultante. Como norma general, se debe evitar que las manos del trabajador estén por debajo de la altura de los nudillos, y por encima del nivel de los hombros; la altura óptima (donde las fuerzas de empuje y arrastre son máximas) está entre 91 y 114 centímetros.
  • Para mejorar la adherencia respecto al suelo, y ganar estabilidad al empujar o tirar de la carga, se debe proporcionar al trabajador un calzado adecuado y la suela debe ser de material antideslizante con un buen coeficiente de fricción.
  • Debe evitarse manejar cargas subiendo cuestas, escalones o escaleras.
  • Como medida preventiva, para que el riesgo sobre el individuo sea menor, se pueden planificar las tareas de forma que intervenga más de una persona y, de esta manera, se reduzca la proporción de peso soportada directamente por el trabajador. En este caso, resulta fundamental entrenar a los trabajadores en la manipulación en equipo para sincronizar al máximo los movimientos.

Además tendríamos en cuenta las siguientes medidas generales a la hora de manipular las cargas pesadas:

  • Introducir pausas para reducir la fatiga física. Se establecen periodos de recuperación, que pueden consistir en paradas de reposo o la realización de trabajos ligeros (tareas de control o verificación, etc.), que permitan la adecuada recuperación de la musculatura empleada durante la tarea de manipulación de cargas. La duración y distribución temporal de estas pausas depende del nivel de exigencia de la tarea.
  • Rotación de puestos para reducir el porcentaje de tiempo dedicado a la tarea de manipulación. Es posible alternar la tarea de manejo de cargas con otras de menor esfuerzo físico, de esta forma se consigue reducir de forma global la fatiga física. La rotación de tareas debe facilitar la utilización de distintos grupos musculares para que la musculatura sobrecargada en la tarea de manejo de cargas pueda descansar y, por lo tanto, recuperarse del esfuerzo realizado.