Actualmente, debido a la crisis y en consecuencia a la reducción de personal, existe un nivel muy exigente de competitividad en el mercado profesional y de carga de trabajo que afecta directamente en el rendimiento. Así, la motivación en el trabajo es una de las claves hoy en día.

Estos grados de exigencia pueden llegar a ser excesivos y pueden perjudicar notablemente en la motivación del empleado, generando frustración, angustia y ansiedad.

La situación actual del mercado no deja mucho margen de maniobra a la hora de cambiar de trabajo, así que la situación de desmotivación hay que remediarla para mejorar en actitud, entusiasmo y en tranquilidad.

Hay muchos motivos que pueden provocar la falta de motivación en el trabajo como podrían ser: el horario, el clima laboral, la localización, el salario, la supervisión o el reconocimiento entre muchos otros. Estos aspectos pueden hacer perder al empleado el interés y el entusiasmo por su puesto de trabajo.  En estas situaciones un buen líder debe notar la falta de motivación y hace algo al respecto, pero ante la carencia de liderazgo te damos una serie de recomendaciones para resolver situaciones complicadas:

  • Tienen que reflexionar, conocer tus tareas, analizar tu entorno y el día a día para valorar la transparencia real del problema.
  • Después del análisis, tienes que priorizar y organizar coherentemente todas tus tareas, para enfrentarte a ellas de la manera más eficiente posible.
  • En muchas ocasiones se abordan más tareas de las que uno puede desempeñar, este nivel de exigencia puede mermar poco a poco la motivación y terminar por no realizar eficientemente el trabajo. Hay que conocer las posibilidades de cada uno y delegar todas aquellas tareas que no se puedan abarcar.
  • Una buena actitud a la hora de enfrentarte al trabajo, es fundamental. Para conseguirlo tienes que saber descansar y desconectar del mundo laboral en tu tiempo libre. De este modo te enfrentas al trabajo con una actitud más fresca y positiva.
  • Los problemas hay que compartirlos con los demás. El apoyo en los compañeros puede ayudarte a conocer nuevos puntos de vista y soluciones que tú mismo no eres capaz de ver. El diálogo es importante que se trabaje tanto en horizontal como vertical.

Estos consejos ayudan a reducir muchos riesgos psicosociales como el estrés, la depresión, y la falta de motivación, que podrían llegar a perjudicar la salud del trabajador. Ante una situación generalizada en la oficina y si crees que no son suficientes estas recomendaciones déjate aconsejar por un coaching.