A pesar de ser conscientes de que no se cuidan lo suficiente, pocos pueden remediarlo. Los directivos se declaran deportistas, pero las comidas de negocios y el tiempo que dedican a su trabajo les impide tener una salud mejor que la que actualmente tienen. El 24% incluso afirma tener menos tiempo que hace un año para cuidarse.

Además del poco tiempo del que disponen, hay otro factor que lo está empeorando todo: la prolongada crisis económica. Un 50% sufre más estrés hoy que antes de esta situación y un 79% está preocupado por sus consecuencias sobre su salud, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El 22% padece problemas de tipo cerebrovascular (mareos, vértigos o dolores de cabeza), el 25% tiene resultados anormales cuando le hacen un electrocardiograma, el 44% tiene alto el colesterol y el 15% supera los índices normales de glucosa, lo que podría derivar en una diabetes.

Según un estudio del Centro de Investigación Biomédica EuroEspes y la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (Cede), un 15% tiene la tensión alta, un 17% sufre ansiedad, un 9% padece algún trastorno mental que podría desencadenar en depresión, un 7% tiene bajo el ácido fólico y un 7% presenta anemia.

Más allá de hacer deporte, mejorar su alimentación, controlar el estrés y hacerse un chequeo al año, los directivos podrían prevenir algunas de las enfermedades que les afectan. Sólo un 26% de las empresas españolas tienen un plan para reducir el estrés de sus trabajadores, aunque ahorre costes.