Workaholics es una palabra inglesa que se utiliza para denominar a aquellas personas adictas al trabajo de manera compulsiva. Por adicción entendemos que trabajan más de lo normal y dedican la mayor parte de su tiempo libre de ocio y familiar a realizar tareas laborales. A la larga, esta patología puede ser nefasta para la persona, ya que le va consumiendo poco a poco y puede, además, provocar problemas graves de salud.

Ansiedad o una úlcera estomacal, puede ser los más habituales, pero, en casos extremos, ser workaholic puede conducir a la muerte, más conocida como la Karoshi o muerte por fallo cardiovascular debido al exceso de trabajo. Este fue el caso de Moritz Erhardt, el joven de 21 años que fue hallado muerto en su apartamento de Londres el pasado agosto después de haber trabajado hasta las 6 de la mañana durante tres días seguidos.

La adicción al trabajo puede deteriorar las relaciones familiares por la tendencia al aislamiento, el malhumor y el desinterés por las relaciones interpersonales no productivas que implica estar pensando constantemente en el trabajo. Además, puede derivar en un consumo abusivo del alcohol y el tabaco y alteraciones graves del sueño. Según varios estudios, esta adicción suele generarse en la infancia, debido a causas como baja autoestima, situaciones fuera de control o padres alcohólicos.

Perfilde una persona adicta al trabajo:

  1. Niega ser adictos al trabajo y busca cualquier excusa.
  2. Suele tener algún desorden obsesivo compulsivo o padece varias adicciones.
  3. Varón de entre 35 y 50 años, profesional liberal y mando intermedio, para los que la adicción al trabajo disimula problemas afectivos con la familia o la pareja.
  4. Falta de control del estrés, ya que la hiperactividad los mantiene en un estado de alerta que les impide relajarse.
  5. Al llegar a casa, sigue trabajando.
  6. Falta de actividades sociales no relacionadas con el trabajo.
  7. Las conversaciones cotidianas están mayoritariamente relacionadas con el trabajo.
  8. Suele usar el tiempo libre del fin de semana, tardes y noches para continuar trabajando.
  9. Por la noche suele dar vueltas en la cama a temas relevantes al trabajo.
  10. Su vida no tiene sentido si no está trabajando.
  11. Espera la perfección propia y la de los demás.
  12. Suele tener problemas en las relaciones personales a nivel familiar y de pareja.
  13. Deposita su autoestima solo en sus logros o fracasos laborales.
  14. Dedica más de 12 horas diarias al trabajo.
  15. Son incapaces de disfrutar de unas verdaderas vacaciones si no están pensando en el trabajo. 

Para poder tratar la enfermedad, se aconseja afirmar la adicción y ponerse en manos de un especialista si es necesario, para llevar a cabo una terapia cognitivo-conductual y cambiar los valores de la persona. Además de esto se aconseja realizar técnicas de relajación para controlar el estrés; delegar alguna tarea laboral a otras personas; confiar en su equipo de trabajo; fijarse metas y un horario para dedicar tiempo al ocio y la familia; procurar no llevarse el trabajo a la casa; y realizar una actividad física deportiva al menos 4 veces por semana.