El cansancio en las guardias es uno de los principales problemas a los que se enfrentan los profesionales con estos tipos de trabajos.

El  12 de febrero de 2009, el vuelo 3407 de la aerolínea Continental sufrió un accidente a 8 km de su destino (el aeropuerto de Buffalo en el estado de Nueva York), en el que murieron los dos pilotos, los dos asistentes de vuelo, los 45 pasajeros de la nave y un hombre en tierra. El informe posterior del accidente señalaba que los pilotos no habían respondido apropiadamente a las advertencias hechas en cabina de que el avión estaba volando muy lentamente.

Al parecer, antes del vuelo, ambos pilotos habían realizado trayectos largos, durmiendo en la sala de la tripulación, en lugar de en un hotel. El cansancio, por tanto, se citó como de los factores que había determinado el fallo de la tripulación en responder con rapidez a la pérdida de velocidad de la aeronave. Precisamente, el cansancio de los pilotos es uno de los problemas reconocidos en la industria de la aviación. Sin embargo, en sectores como la medicina, el problema permanece en la periferia.

La ley obliga después de una guardia hospitalaria de 24 horas a que el trabajador abandone su puesto de trabajo. Mientras algunos hospitales adoptan la Directiva Europea sobre el Tiempo de Trabajo (EWTD), otros tácitamente fomentan o hacen la vista gorda a las violaciones de esa norma.

Muchos médicos, presionados emocionalmente por el hecho de que está bien visto por parte de la dirección del hospital, cumplen una jornada completa después de una guardia hospitalaria, es decir, atienden a sus pacientes tras más de 30 horas seguidas trabajando. Los turnos de noche exigen a los profesionales sanitarios estar alerta, mientras que sus ritmos circadianos les inclinan hacia el sueño.

medico

¿Cuáles son las consecuencias de un médico con una deuda de sueño? El agotamiento puede provocar fallos de atención y pueden graves errores clínicos o diagnósticos incorrectos. La fatiga afecta negativamente funciones que resultan esenciales para la mayoría de las especialidades como:

  • Vigilancia
  • Alerta
  • Coordinación motora
  • Procesamiento de la información
  • Toma de decisiones

Por ello, sugerimos seguir algunos consejos para preparar y realizar adecuadamente una guardia:

  • Construir una rutina de sueño normal exitosa.
  • Procurar dormir más, antes de la guardia.
  • Intentar dormir una siesta antes de la noche.
  • Dormir periodos de 20-45 minutos para neutralizar la fatiga.
  • Trabajar en un ambiente bien iluminado.
  • No hacer grandes comidas si se tiene que trabajar por la noche.
  • Usar las bebidas con cafeína con cautela.
  • Considerar los riesgos de conducir cansado.
  • Acostumbrarse a dormir durante el día.
  • Reducir la deuda de sueño al mínimo.