El 1 de enero de 2014 entró en vigor el Real Decreto-Ley 16/2013 de 20 de diciembre de medidas para favorecer la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores. La norma aprobada por el Gobierno obliga a las empresas a incluir la retribución en especie (aportaciones al plan de empleo, seguro médico, guardería, cheques comida, transporte del domicilio al trabajo…) en las bases de cotización, conceptos que hasta el momento estaban exentos.

comida_y_dinero

Empresas y trabajadores deben pagar un porcentaje del sueldo a la Seguridad Social: un 30% en el caso de las empresas y aproximadamente un 5%, en el de los trabajadores, teniendo en cuenta que la base de cotización máxima es de 43.764 euros. Esta medida afecta al coste en concepto de cotización a la Seguridad Social para empresa y trabajador, excepto en el caso de aquellos empleados que ya estén en la base máxima (salarios superiores a 43.764 euros brutos al año).

La normativa ha despertado críticas tanto entre la patronal como entre los sindicatos, que consideran que supondrá un encarecimiento de los costes para las compañías y una menor retribución para los trabajadores.

Entre las novedades que incluye el RD-Ley, destaca el hecho de que compute íntegramente la entrega de productos a precios rebajados en comedores de empresa o economatos (tickets restaurante) o que pasen a cotizar las primas de contratos de seguro para enfermedad común de los trabajadores, sus cónyuges y descendientes (antes solo se incluían las cantidades que excedieran de 500 euros al año por persona).

Las empresas tienen de plazo hasta el 31 de mayo para regularizar su situación.

Si deseas saber más acerca del RD-Ley 6/2013 de 20 de diciembre, descárgate el documento Cambios en la cotización de los pagos en especie