El pasado 2 de diciembre de 2013, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, denegó la indemnización por daños y perjuicios que solicitaba una trabajadora que, tras sufrir un accidente de trabajo, se encuentra en situación de Incapacidad Permanente Total.

La trabajadora sufrió el accidente el 29 de octubre de 2010 al caerse en las instalaciones de la empresa, cuando se dirigía al comedor de la misma para almorzar. Dicha zona había sido limpiada hacía 2 horas, y unos metros antes de la entrada al comedor, había un depósito de lejía que goteaba, mojando el suelo y haciéndolo resbaladizo.

Como consecuencia de la caída, la trabajadora fue diagnosticada de desplazamiento y aplastamiento de 2 vértebras lumbares.

La trabajadora fue declarada en situación de Incapacidad Permanente Total para su profesión habitual, el 31 de octubre de 2010.

Por su parte, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, determinó la imposición de una multa a la empresa, por incumplimiento de la normativa en materia preventiva. Sin embargo, la Dirección Provincial del INSS, el 14 de octubre de 2013, resuelve denegar el recargo de prestaciones por no apreciar causa-efecto en el accidente, ya que la trabajadora se dirigía al comedor a almorzar.

Tras estas resoluciones, la trabajadora interpone demanda contra la empresa en reclamación de daños y perjuicios por incumplimiento del deber genérico del artículo 15.1 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, en base al artículo 1101 del Código Civil. Por tanto, el Tribunal debe determinar si existe un incumplimiento del deber de seguridad por parte del empresario y si existe una relación causa-efecto entre el incumplimiento y la caída.

Ante los hechos probados anteriormente indicados, la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, establece que no puede otorgarse la indemnización de daños y perjuicios, debido a que a pesar de existir un depósito que perdía líquido, de acuerdo con lo dispuesto por la Inspección de Trabajo en el Acta de Infracción, no queda probado que la caída se produzca como consecuencia de dicho líquido ni en la zona donde el mismo estaba derramado.