Las obligaciones de empresario y trabajador quedan definidas en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, que busca la mejora de las condiciones de trabajo y elevar el nivel de protección de la salud y la seguridad de los trabajadores.

En esta Ley, se tratan todos aquellos elementos relativos a la acción preventiva, pero en este caso, vamos a centrarnos en las obligaciones de empresarios y trabajadores en materia preventiva.

1.    Obligaciones del empresario

Las principales obligaciones del empresario en materia de prevención de riesgos laborales, son las siguientes:

  • Evitar los riesgos y evaluar aquellos que no puedan evitarse. El empresario deberá evitar los riesgos derivados de la actividad laboral, desde su origen, sin embargo, para aquellos que no puedan evitarse, deberá minimizarlos y adoptar, respecto a ellos, las medidas de protección adecuadas. 
  • Planificar e implantar la prevención de riesgos laborales en la empresa. Cuando la evaluación de riesgos pusiera de manifiesto situaciones de riesgo, el empresario deberá planificar la actividad preventiva al objeto de eliminar, controlar o reducir dichos riesgos. Asimismo, la prevención deberá implantarse en todas las fases de la actividad empresarial y en todos los niveles de la empresa.  
  • La protección de los trabajadores. La empresa deberá adoptar las medidas de protección colectiva que sean necesarias, para evitar los riesgos para la salud, la seguridad y la integridad física de los trabajadores, y sólo en el caso que mediante la protección colectiva no fuera posible evitar los riesgos, se proporcionarán a los trabajadores los equipos de protección individual. 
  • Información y formación, consulta y participación de los trabajadores. El empresario deberá informar y formar a los trabajadores en relación con la prevención de riesgos laborales, proporcionándoles información suficiente y adecuada y una formación teórica y práctica suficiente y apropiada. 
  • Vigilancia de la salud. El empresario deberá garantizar la vigilancia de la salud periódica de los trabajadores a su servicio.

 

2. Obligaciones de los trabajadores

  • Usar adecuadamente las máquinas, aparatos, herramientas, sustancias peligrosas, equipos de transporte y, en general, cualesquiera otros medios con los que desarrollen su actividad.
  • Utilizar correctamente los medios y equipos de protección facilitados por el empresario, de acuerdo con las instrucciones recibidas de éste.
  • No poner fuera de funcionamiento y utilizar correctamente los dispositivos de seguridad existentes o que se instalen en los medios relacionados con su actividad o en los lugares de trabajo en los que ésta tenga lugar.
  • Informar de inmediato a su superior jerárquico directo, y a los trabajadores designados para realizar actividades de protección o de prevención o, en su caso, al servicio de prevención, acerca de cualquier situación que entrañe un riesgo para la seguridad y la salud de los trabajadores.
  • Contribuir al cumplimiento de las obligaciones establecidas por la autoridad competente con el fin de proteger la seguridad y la salud de los trabajadores en el trabajo.
  • Cooperar con el empresario para que éste pueda garantizar unas condiciones de trabajo que sean seguras y no entrañen riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores.

El incumplimiento por parte de los trabajadores, de sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales, se considera como un incumplimiento laboral, esto es, una infracción, susceptible de ser sancionada conforme a lo dispuesto en el convenio colectivo que resulte de aplicación. En este sentido, debemos tener en cuenta, que la jurisprudencia resulta cada vez más exigente con la conducta del empresario, estableciendo las últimas resoluciones la responsabilidad empresarial en casos de imprudencia del trabajador siempre que esta no sea calificada como temeraria. Por ello, en caso de incumplimiento por parte del trabajador, de la normativa preventiva, el empresario deberá adoptar todas las medidas de protección que sean necesarias, inclusive la sanción del trabajador como consecuencia de incumplimiento grave y culpable del mismo.